Envidia sana y no tan sana (?)


Hace un tiempo una lectora del blog me contó una experiencia un poco traumática. Se había encontrado con una amiga en un café y ella (la amiga) le empezó a acariciar el pelo y diciéndole lo lindo que lo tenía, a la lectora del blog le incomodó que le tocará pero no no le dijo nada para […]