Mi muñeca me habló, y me dijo que la peinara


No sé por qué, pero cuando era chica, yo no le veía nada malo a unos hilos plásticos horripilantes que colgaban de la cabeza de las muñecas con que se nos intentaba hacer creer que nuestro único destino era la maternidad. Como sea que fuera el caso, lo único que quería era tener el pelo […]